Saltear al contenido principal

Los fines de interés general de la Fundación, inspirados en la búsqueda de la sostenibilidad en su más amplio concepto, están enmarcados en todas las actividades relacionadas con la consecución de los siguientes objetivos:

  • Contribuir a la aceleración del cambio de modelo energético hacia un modelo sostenible a través del desarrollo de las energías renovables y la racionalización del consumo y del uso de la energía.
  • Contribuir a la reducción de emisiones en actividades relacionadas con la extracción, producción, transformación, distribución, transporte y utilización de la energía.
  • Contribuir a la generación de valor añadido en la implantación de las Energías Renovables para el conjunto de la sociedad como la creación de tejido industrial, empleo e impulso al I+D+i.
  • Promover iniciativas e impulsar políticas de apoyo que permitan superar las barreras hoy existentes para la introducción de las Energías Renovables.
  • Desarrollar actividades e iniciativas para informar, difundir, divulgar las características de las Energías Renovables con carácter particular y de un modelo energético racional, sostenible y descarbonizado.
  • Introducir el conocimiento a todos los niveles en el ámbito educacional y cultural del significado y ventajas de las Energías Renovables y de su utilización frente a otros modelos y fuentes de energía.
  • Provocar un debate abierto y veraz en la sociedad para alcanzar el desarrollo del modelo energético propuesto.
  • Desarrollo de cualquier actividad tendente a mejorar el conocimiento y posibilidades de las Energías Renovables para sensibilizar a la sociedad.
  • Promover la participación de la ciudadanía como motor de desarrollo y cambio.
  • Participar activamente en el debate energético en la sociedad española.

Una nueva visión
de la energía

1La energía es un bien básico, universal, limitado y costoso, con un impacto directo en la calidad de vida, el medio ambiente y la supervivencia del planeta. El acceso a la energía determina el futuro de los países y sus relaciones de competencia económica y tecnológica como principal factor de competitividad.

2El interés de una sociedad racional es consumir el mínimo de energía posible para conseguir la máxima satisfacción de los servicios. Éstos son los que proporcionan, dentro de ciertos márgenes, el bienestar material, mientras que la energía es siempre un coste económico y un factor de generación de impacto ambiental.

Un modelo
obsoleto

3El modelo energético basado en el uso masivo de los combustibles fósiles y la energía nuclear está produciendo daños irreparables al medioambiente, no es sostenible, va acompañado de riesgos y catástrofes inevitables y conlleva un encarecimiento progresivo de las tecnologías convencionales.

4Las crisis de la economía mundial en las próximas décadas van a ser las crisis de suministro energético y los impactos económicos y sociales derivados del cambio climático. Anticiparse a estas futuras crisis debiera ser la prioridad de cualquier gobierno.

Un modelo
sostenible

5Una economía que abandone progresivamente la dependencia de los combustibles fósiles, con un uso más eficiente de la energía y con más renovables es la vía para acelerar el avance hacia un nuevo modelo energético sostenible, sin emisiones de CO2.

6Las fuentes renovables han de entenderse en un marco de estrategia energética a largo plazo en el que la solidaridad intergeneracional obliga a no derivar los problemas de seguridad de suministro, de contaminación ambiental, de residuos radiactivos y riesgos nucleares a las futuras generaciones.

Ventajas de las
energías renovables

7Las energías renovables son la tecnología más eficaz para reducir la dependencia energética, reducir las emisiones de CO2 y mejorar la intensidad energética. Todas las mejoras observadas en los últimos años en estos tres ratios se han debido al crecimiento de la cuota de renovables en el sistema energético.

8Las energías renovables tienen un impacto socioeconómico positivo tanto en la renta nacional, por reducir las importaciones de gas y petróleo y por su creciente aportación al PIB, como en la renta disponible de todos los consumidores; generan actividad económica y empleo; contribuyen al desarrollo de una industria nacional y una tecnología propias cuya maduración es rápida.

9En un escenario de internalización de los costes de todas las fuentes de energía, las renovables hoy serían plenamente competitivas y su aprendizaje mucho más rápido y beneficioso para los consumidores. El ahorro de energía y el desarrollo de las energías renovables conllevarán un mayor desarrollo de la innovación tecnológica en el aparato productivo de la economía y en todos los sectores de actividad, reduciendo los costes energéticos y convirtiéndose en un factor de competitividad.

10En este nuevo modelo la planificación energética debe ser un compendio entre una oferta basada en energías renovables y la incorporación de criterios de uso racional de una demanda energética flexible. La gestión proactiva de la demanda debe ser el eje principal de la incorporación de las energías renovables.

Una nueva
economía

11Las renovables constituyen el principal instrumento de cambio de patrón de nuestra economía y su integración en el urbanismo, la edificación y el transporte las convertirán en un elemento habitual y cotidiano en la actividad diaria. Una nueva cultura de la energía va a emerger en ese escenario urbano en el que todas las tecnologías renovables son necesarias y complementarias para conseguir los objetivos de edificios de consumo de energía casi nulo, niveles óptimos de rentabilidad con eficiencia energética, cero emisiones, sistemas urbanos de calefacción y refrigeración y un diseño del transporte en el que el vehículo eléctrico no tenga por objeto la presencia de más coches sino el suministro de la energía de todo el transporte con renovables.

12Las renovables constituyen la única fuente de energía que, por su carácter autóctono e inagotable y su disponibilidad en muchas fuentes a coste cero en la naturaleza, puede garantizar el suministro a todos los ciudadanos del mundo que hoy no tienen acceso a la energía y a todos los que en el futuro no podrán soportar los incalculables costes de la dependencia de los combustibles fósiles. En este escenario habrá que garantizar un nuevo derecho de la ciudadanía: el derecho de acceso a las fuentes renovables de energía.

Volver arriba
×Close search
Buscar