Saltear al contenido principal

2020, un frenazo para acelerar.

29 diciembre, 2020

Por fin se acaba este extraño 2020. Las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad, con el objetivo de frenar la Covid-19, han causado que esta crisis sanitaria impacte en la línea de flotación de otros sectores y el sistema energético no ha sido la excepción.

El impacto que ha tenido en los hábitos energéticos de los hogares españoles y de la industria supuso una caída del 19% de la demanda de electricidad. No obstante, parece que, poco a poco, la recuperación de la actividad y de los movimientos están llevando los consumos a la etapa pre Covid. Pese a ello, la herida en la economía sigue latente. El PIB español protagonizó en el segundo trimestre del año la mayor caída desde 1970, siendo de un 21,5%, tasa 17,3 puntos inferior a la del primer trimestre (-4,2%).

Bajo este aciago panorama, tan incierto como preocupante, en junio presentamos nuestro informe “Lecciones aprendidas para salir de la crisis”, un documento de propuestas y de objetivos ambiciosos para 2030, pero con una intensa actuación en el periodo 2020/2021 y 2030, que nos permitirán avanzar y acelerar en la reactivación económica, aunque no fue el único.

Entre otros informes que hemos realizado destacamos el de “Incentivos fiscales para instalaciones de autoconsumo fotovoltaico en municipios con más de 10.000 habitantes”, “Construyendo las nuevas subastas de renovables”, el del “Análisis de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética”, “Autoconsumo: presente y futuro. Necesidad de actuar” y la “Hoja de ruta para la estrategia energética de Valencia 2020/2030”. junto con otros documentos de análisis y de reacciones al abanico regulatorio que ha puesto en escena el MITECO. Todos sirven de apoyo, en diferentes ámbitos de aplicación, para plantear una apuesta que acelere la consecución de un futuro sostenible, con el fin de conseguir una reactivación que tenga la electrificación de la demanda y al ciudadano como ejes fundamentales, generando valor económico y social por igual.

Si dejamos de lado nuestra parte técnica y propositiva, para la Fundación Renovables, también ha sido un año de cambios. Hemos cumplido 10 años, celebrándolo como la pandemia nos ha permitido. No ha sido un camino fácil, pero en estos años nos hemos convertido en un interlocutor de la sociedad para el fomento de las energías renovables a través de nuestro empeño en el desarrollo de una ciudad energéticamente sostenible y de nuestras propuestas para considerar la energía como un bien de primera necesidad y la electricidad como un servicio público.

Además, con el objetivo de acercar a la ciudadanía al mundo de la energía, y coincidiendo con el 10º Aniversario, hemos renovado nuestra imagen corporativa con las últimas tendencias en diseño para cubrir todas las necesidades actuales de una organización dinámica y estable, pero sin perder la esencia de nuestra logomarca. En ese sentido,  se enlaza la campaña de comunicación Brilla con luz propiaque hemos presentado una campaña con un concepto claro y entendible, positivo, sencillo y directo que inspire a todas las personas a “brillar”, es decir, a ser conscientes de que es fundamental su participación activa en la transición energética que ya estamos viviendo.

Todo este trabajo demuestra “la energía” que, incluso en los peores momentos de flaqueza, hemos conseguido mantener. Por supuesto, en el 2021, que será un año clave para la transición energética, estaremos más presentes que nunca para que sea lo más justa, equitativa e inclusiva posible.

Queremos desearos a todos y a todas unas Felices Fiestas y un próximo 2021 en el que continuemos trabajando juntos por y para acelerar el cambio de modelo energético y podamos brillar, por fin, con luz propia.

    ¿Te ha parecido interesante? Suscríbete a nuestro boletín mensual.

    Sin comentario - COMENTAR
    Volver arriba
    ×Close search
    Buscar