Saltear al contenido principal

Análisis y estudio del diseño de sistemas fotovoltaicos de autoconsumo en función de los perfiles de carga y la disponibilidad del recurso solar en distintos emplazamientos de la Unión Europea

Análisis y estudio del diseño de sistemas fotovoltaicos de autoconsumo en función de los perfiles de carga y la disponibilidad del recurso solar en distintos emplazamientos de la Unión Europea

Enero - Diciembre 2017

Las energías renovables están llamadas a jugar un papel cada vez más importante dentro del mix energético actual. Y en el caso de instalaciones fotovoltaicas en viviendas y pequeñas instalaciones comerciales, conocer y hacer una estimación de cuál será su producción puede ayudar a conseguir una optimización del autoconsumo y, como consecuencia, ayudar a mejorar su rentabilidad e integración de esta tecnología en la red de distribución. En el mercado fotovoltaico, cada vez están teniendo más importancia estas instalaciones que se realizan en viviendas o edificios, integradas en la ciudad. En ellas, y con las configuraciones tradicionales más comunes del mercado actual, la demanda de electricidad es cubierta por la producción fotovoltaica siempre que los perfiles de generación y consumo coincidan. Además, si la producción en un instante es superior al consumo, el excedente se vierte a la red.

  • Es indudable que la autogeneración de energía eléctrica utilizando tecnología fotovoltaica es una oportunidad y una herramienta imprescindible para alcanzar los objetivos relacionados con el cambio climático a los que España se ha comprometido, reducir el impacto medioambiental de la generación eléctrica y democratizar el uso y gestión de la energía, situando al ciudadano en el centro del sistema; muchos países, a nivel mundial, así lo han entendido.
  • El análisis de los sistemas fotovoltaicos de autoconsumo permitirá determinar los distintos escenarios que definen las condiciones de optimización de este tipo de sistemas. Esta optimización dependerá, por una parte, de cuál es la disponibilidad energética (condiciones meteorológicas) en el emplazamiento de la instalación y, por otra parte, de cómo son las cargas de la vivienda (optimización energética).
  • La optimización del autoconsumo requiere, por tanto, considerar distintas variables, que cambian a lo largo del periodo de funcionamiento de la instalación. En primer lugar, hay que tener en cuenta que las condiciones de operación de estos sistemas dependen de su recurso energético, la radiación solar, que tiene una variación diaria (sucesión día-noche), anual (estacionalidad) y estocástica (debida a la atenuación variable en la atmósfera) no fácilmente predecible. En segundo lugar, hay que considerar que los consumos de una vivienda también son variables.
  • Hasta la fecha, en los sistemas fotovoltaicos de autoconsumo sin baterías, la única variable sobre la que se puede actuar para mejorar la eficiencia de estos sistemas son las cargas o demanda energética de las viviendas en las que están instalados. La propuesta de nuevos diseños que adapten el perfil de producción al perfil de demanda abriría un campo inexplorado en el sector. Por todo ello, en los últimos años se ha empezado a utilizar el concepto de gestión del lado de la demanda (en inglés, Demand Side Management, DSM) o gestión activa de la demanda, cuyo objetivo es mejorar el sistema energético de la vivienda “interviniendo” en el consumo; básicamente, se trata de “desplazar” las demandas de potencia de las cargas en la vivienda para hacerlas coincidir con la producción fotovoltaica.


¿Te ha parecido interesante? Suscríbete a nuestro boletín mensual.

Sin comentario - COMENTAR
Volver arriba
×Close search
Buscar